Eficiencia Energética de Edificios

Eficiencia Energética de Edificios

Todo sobre el Certificado de Eficiencia Energética de Edificios

Desde el año 2013, el Certificado de Eficiencia Energética de Edificios es de obligado cumplimiento en España para algunos edificios. Así lo establece la disposición transitoria del Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, donde figura que “la presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del Certificado de Eficiencia Energética de la totalidad o parte de un edificio, según corresponda, será exigible para los contratos de compra-venta o arrendamiento celebrados a partir del 1 de junio de 2013”.

En este decreto se expresa de forma clara que algunas viviendas deben realizar el procedimiento básico para la Certificación de Eficiencia Energética de edificios, tanto de nueva construcción, como existentes.




Por lo tanto, es de obligado cumplimiento que obtengan dicho certificado exactamente todos los edificios de nueva construcción, los edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario y/o los edificios o partes de edificios existentes en los que una entidad pública ocupe una superficie útil total superior a 500 m2 y desde el 9 de julio del 2015 cuando su superficie útil total sea superior a 250 m2 y desde el 31 de diciembre del 2015, que sean frecuentados habitualmente para el público y cuando la superficie útil total sea superior a 250 m2 y esté en régimen de arrendamiento. Se entiende por parte de un edificio la unidad, planta, vivienda o apartamento en un edificio o locales destinados a uso independiente o de titularidad jurídica diferente, diseñados o modificados para su utilización independiente.



Según un informe del CES, Consejo Económico y Social, en el 2016, 13,6% millones de viviendas no cumplían aún con las exigencias mínimas del informe. Por consiguiente, poco a poco el gobierno español se ha ido centrando en crear políticas para reactivar el sector de la construcción resaltando el avance hacía el levantamiento de edificios de bajo consumo energético y la concentración en la renovación de los inmuebles ya existentes, es decir, la rehabilitación energética de edificios.  

La apuesta por la eficiencia energética de los edificios no es un aspecto de carácter nacional solamente si no de todos los estados miembros de la Unión Europea. La eficiencia energética en los edificios es una prioridad dentro de las políticas energéticas de la UE, que ha impulsado un paquete de medidas legislativas para conseguir los objetivos sobre energía y cambio climático asumidos para 2020, 2030 y 2050.

Las Directivas Europeas de Eficiencia Energética (2012/27/EU) y de Eficiencia Energética en edificios (2010/31/EU) son las que establecen que todos los edificios, tanto los existentes como los de obra nueva, que sean objeto de transacciones inmobiliarias han de obtener un Certificado de Eficiencia Energética, y que deben ser todos los estados miembros de la UE, los encargados de adoptar políticas y planes para conseguir que los edificios de nueva construcción sean de consumo de energía mínimo para finales del 2020.



Un edificio es eficiente cuando se encuentra dentro de unos parámetros conocidos como clasificación energética. Estos parámetros son los que indican el nivel de eficiencia de la vivienda. Intervienen muchos factores para determinar el nivel de eficiencia energética de los edificios y viviendas. Factores como la calefacción, el agua caliente sanitaria, ventilación e iluminación son determinantes a la hora de obtener el certificado energético del edificio.  

La eficiencia energética de una vivienda se calcula mediante una fórmula matemática. Evaluando el consumo de energía en kilovatios hora por metro cuadrado (kWh/m2 año) y en kilogramos de CO2 por metro cuadrado de vivienda (kg CO2/m2 año). El resultado de este determinará la letra de la escala de eficiencia energética en edificios especificada en el Real Decreto citado. Es decir, para medir la eficiencia energética de un edificio se usan los indicadores de emisiones anuales de CO2 y el consumo anual de energía primaria no renovable que registra esa vivienda.

Para obtener la Certificación de Eficiencia Energética es necesario obtener dos elementos, el certificado y la etiqueta de eficiencia energética.

El Certificado de Eficiencia Energética es un documento que verifica la correspondiente calificación de eficiencia energética obtenida. En cambio, la etiqueta de eficiencia energética es el distintivo que indica el nivel de calificación de eficiencia energética otorgada por el edificio o partes de edificio. Un edificio con clasificación energética tipo A puede consumir hasta un 40-50% de energía menos que un edificio convencional.




Consejos para mejorar la eficiencia energética de un edificio

Algunos aspectos para poder mejorar la eficiencia energética de un edificio o vivienda pueden generarse a través de la renovación de los sistemas de calefacción, el aire acondicionado, la ventilación, la iluminación y los electrodomésticos, entre muchos otros factores. El uso de sistemas eficientes de calefaccion, como calderas de condensación o bombas de calor, que además de ser más eficaces expulsan menos emisiones directas de CO2 a la atmósfera y mejoran el aislamiento y la estanqueidad.

El siguiente método que les presentamos a continuación se encuentra al alcance de todos y consiste en renovar las ventanas y las puertas por unas más herméticas para mejorar la eficacia de estas y así conservar el frío y el calor que se genera en la propia vivienda y de este modo, aislarla del exterior.

Otros métodos muy eficientes sería la integración de energías renovables como la implantación de energía solar térmica, la geotermia o la aerotermia, entre otras. Estas permiten ahorrar energía y reducir emisiones directas de CO2. Finalmente, le aconsejamos que, para mejorar la eficiencia energética, se beneficie de la luz natural y orientación de esta.  

Obligaciones por parte del propietario de una vivienda o edificio

Es responsabilidad del propietario encargar la elaboración de la certificación de eficiencia energética a un técnico certificador. Una vez obtenido el certificado, deberá presentarlo al ICAEN siempre que sea en Cataluña. También puede presentar dicho certificado el mismo técnico certificador mediante una declaración o justificante como responsable de la presentación. El propietario deberá incluir la Etiqueta Energética del edificio en toda oferta, promoción y publicidad dirigida en venta o alquiler.

En los edificios que sean frecuentados por el público se debe colocar la etiqueta en un lugar visible. También será de obligado cumplimiento el transferir el Certificado y la Etiqueta Energética al nuevo propietario en caso de venta o una copia de este al inquilino en caso de alquiler. El propietario del inmueble deberá ofrecer la colaboración necesaria con el fin de facilitar al ICAEN el control y las inspecciones de verificación de la certificación. Es necesario que el propietario siempre conserve la documentación original del certificado y en el momento en que el documento finalice su fecha de vigor y por lo tanto este obsoleto, el propietario deberá actualizar o renovar dicha evaluación.


Si necesitas mas información sobre eficiencia energética para la venta de tu propiedad no dudes en consultar a: iMGO Commercial Spanish Assets